jueves, 10 de febrero de 2011

LA IGLESIA LA REDONDA DE BELGRANO Y SU PÁRROCO VIRGILIO FILIPPO


En los próximos días se completará la restauración de la iglesia La Redonda de Belgrano, templo histórico de la ciudad de Buenos Aires inaugurado el 8 de diciembre de 1878. Su plano original perteneció al ingeniero y arquitecto Nicolás Canale, encargándose José Canale, hijo de aquél, de la dirección de la obra en la que también intervino, durante la etapa final de su construcción, el arquitecto italiano Juan Antonio Buschiazzo. Este último urbanista fue biografiado por un antiguo vecino del barrio, el historiador ya fallecido Alberto Octavio Córdoba, quien asimismo escribió la crónica del templo en su monografía “La Iglesia de la Inmaculada Concepción de Belgrano. Apuntes para su historia” (Buenos Aires, 1969).

Como dato curioso cabe recordar a uno de sus párrocos –antes cura de San Antonio en Villa Devoto-: el presbítero Virgilio Filippo (1896-1969); de mucha popularidad en las décadas de 1930 y l940 por sus campañas radiofónicas. Más allá de sus convicciones ideológicas intolerantes y hasta discriminatorias y de su visión conspirativa de la historia y la política a las que veía -en consonancia con otros representantes de la derecha autoritaria y clerical- como luchas entre el bien y el mal, según lo revelan libros suyos tales como “El reinado de Satanás”,, “Confabulación contra la Argentina”, “Ciencia, milagros y convertidos“, “Marcha hacia la fe” o “El plan quinquenal de Perón y los comunistas“ , fue querido y respetado por buena parte de su feligresía.
Recuerdo siendo adolescente el concurrido velatorio de sus restos, precisamente en la iglesia La Redonda.

El padre. Filippo fue diputado nacional por el peronismo desde 1948 y adjunto eclesiástico a la Presidencia de la Nación. Confortó a Eva Perón en sus últimos días, junto al nada sectario, en cambio, sacerdote Hernán Benítez.

Un ejemplar de otro de sus libros, "Sistemas genialmente antisociales” (1949), luce de su puño y letra una amistosa dedicatoria a mi padre, por cierto un escritor e investigador de ideas democráticas y de actuación en campos intelectuales diferentes; más próximo al ideario de sus contertulios José Luis Torres, Diego Luis Molinari, Raúl Scalabrini Ortíz, Manuel Ugarte y Juan José Hernández Arregui, éste último compañero suyo de docencia en la Escuela Argentina de Periodismo que inauguró el general Perón.-.


Carlos María Romero Sosa. Se publicó en Tiempo Argentino, el 5 de febrero de 2011.-